miércoles, 16 de enero de 2019

La flor de la inocencia: azucena


Resalta la blancura, símbolo de candidez

Según la mitología griega Perséfone, hija de los dioses Zeus y Deméter, estaba recogiendo azucenas cuando fue raptada por Hades, dios del inframundo, con quien fue obligada a casarse.

En tanto, en la mitología romana, la leche materna de la diosa Juno dio lugar a la propia Vía Láctea, y también al color blanco característico de las azucenas, de ahí que estas hermosas flores guardan un simbolismo de pureza, inocencia y elegancia. 

En la biblia, por su parte,  la azucena es símbolo de la elección y la providencia; además de ser la representación de la virginidad de la Virgen María, elegida por el Señor para ser la madre de Cristo, a quien se la adorna con esta bella y delicada flor, símbolo de la inocencia, pureza, gloria y majestuosidad.

lunes, 7 de enero de 2019

El almácigo y la semana santa


La corteza tiene una textura muy peculiar

Cada año, la chiquillada del barrio esperábamos impacientes la llegada de la semana santa. Por esos días de recogimiento por la muerte y resurrección de Cristo, existía la creencia popular que la sabia brotada de un árbol conocido por almácigo se tornaba roja n recordación a la sangre de las heridas del Salvador en la cruz.

No recuerdo bien si fue cierto a no la leyenda. Lo que si me vienen a la memoria después de aquellos de infancia eran los incursiones a los campos cercanos a mi pueblecito cubano de Manacas, en busca de ejemplares de la planta, con el fin de herir el tronco para corroborar la superstición.

miércoles, 2 de enero de 2019

Oddúa domeña la esclaviosa


Esclaviosa en flor

En el Panteón Yoruba, el dueño de la eclaviosa lo es Oddúa, uno de los Orishas de esa religión de origen africana. La planta, originaria de América tropical, en Lucumí se llama gáuti y en congo rakiongo.

Misticismo aparte

La Capraria biflora, nombre científico con se denomina la esclaviosa, es una hierba perenne, con tallos de 3 a 9 dm de altura, ramificada a veces pubescente. Hojas alternas, más largas que anchas oblanceoladas, cuneifores u oblongas, de 1 a 4 cm de largo agudamente aserradas por encima de la parte media. Flores sobre pedicelos axilares. pedicelos solitarios o de dos juntos, más cortos que las hojas.