lunes, 23 de julio de 2018

Del Paraíso, una flor (I Parte)

Llama la atención esta exótica flor
La primera vez que la vi quedé impresionado. Aquella flor con forma  de un plumífero, hacía gala a su nombre: ave del Paraíso. Por entonces, en la zona de El Naranjo, en el mismo corazón del macizo montañoso de Guamuhaya, en la provincia central de Cienfuegos, se aprovechaba el microclima del lugar en el fomento de flores exóticas, en una especie de invernadero natural con todas las condiciones agrotécnicas y fitosanitarias.

lunes, 16 de julio de 2018

La esotérica ruda (III Parte y final)


Puede plantarse en macetas
Muchas civilizaciones antiguas han usado y hasta adorado los poderes de la ruda. Los romanos la cultivaban y llevaban consigo cuando debían visitar un prisionero, ya que se decía que curaba el mal de ojo. Los chinos la usaban para contrarrestar los malos pensamientos. Los magos celtas decían que  era una defensa contra los hechizos, además de usarla para sanar enfermos.

 Tuvo un carácter sagrado para los hebreos, egipcios y caldeos, quienes afirmaban que la ruda era un don de sus dioses. Y en América, era empleada por las comunidades aborígenes para hacer hechizos de amor y aseguraban que luego de poner una rama a la luz de la luna y entregarla al amado, se podría conquistar su corazón para siempre.

lunes, 9 de julio de 2018

La esotérica ruda (II Parte)

Las flores son de las partes aprovechable de la planta
La fitoterapia se ha hecho eco de las propiedades de la ruda y apunta de ella su capacidad para mitigar la ansiedad y los estados de nervios. Las digestiones pesadas encuentran en un licor realizado con esta planta un buen aliado.

Además, destaca su poder contra las hemorragias, pues sirve de freno en sangrados oculares y nasales gracias al fortalecimiento de las paredes de los vasos sanguíneos. Se aplica como cataplasma en los abscesos y quistes y como remedio para cefaleas.