lunes, 8 de octubre de 2012

La manzana, la fruta de la salud (II parte y final)

La manzana roja es la más común
Con mucha razón la manzana es considerada excelente fruta que, debido a su carácter básico, puede comerse con cualquier tipo de alimento y a cualquier hora del día, sin producir incompatibilidades alimentarias.

Pues sepa que siendo un delicioso manjar al paladar, cuando la degustamos en su estado natural o cocida o combinada con otros alimentos, le estamos proporcionando a nuestro organismo más vida, toda vez que nutrientes aparte, tiene propiedades medicinales preventivas ante numerosas enfermedades.

A continuación ponemos a su consideración algunos consejos a tenor de las cualidades curativas de este regalo de la naturaleza:

-Antiinflamatoria del aparato digestivo: En casos de inflamación del estomago, intestinos o de las vías urinarias puede emplearse. Para ello utiliza en decocción unos pedazos de manzana durante 15 minutos en 1 litro de agua. Tomar tres vasos al día.


-Antiácida: Su contenido en pectinas, así como la influencia de la glicina, que es un antiácido natural la hacen muy adecuada para en casos de acidez estomacal. Basta comer unos trozos de manzana y notaremos un gran alivio, por lo cual su ingesta continuada se convierte en un buen sustituto de otros antiácidos químicos.

-Antidiarreica y laxante suave:Aunque parezca contradictorio su alto contenido en pectinas la convierten en un buen regulador del aparato del intestino, de manera que se constituye un laxante suave en casos de estreñimiento, especialmente cuando se come a primeras horas de la mañana. Al mismo tiempo el valor absorbente de ese propio componente la hacen ideal en casos de colitis, diarrea, gastroenteritis y en todos aquellos casos en que se manifieste una defecación demasiado abundante y blanda.

-Diurético y depurativa: Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad, enfermedades reumáticas. Por su contenido en cistina y arginina, así como el ácido málico, resulta muy adecuada para eliminar las toxinas que se almacenan en el cuerpo y que, además de combatir o impedir las enfermedades anteriormente citadas, son muy beneficiosas ante afecciones como ácido úrico, gota, y el tratamiento de enfermedades relacionadas con los riñones como los cálculos o la insuficiencia renal.

-Anticatarral: En caso de bronquios o de tos, así como cuando se tiene el pecho cargado, es muy adecuada esta planta por sus valores expectorantes. En ese caso confeccione una infusión de 15 gr. de flores secas por litro de agua y luego tome  tres vasos de ese cocimiento al día.

-Anticolesterol: La metionina, su alto contenido en fósforo y su riqueza en fibra soluble deviene remedio fundamental en el control del colesterol.

-Hipotensora: El valor vasolilatador de la histidina la convierten en un buen aliado para rebajar la presión sanguínea en casos de hipertensión. Para preparar una infusión use una cucharadita de flores y hojas secas por vaso de agua. Dejar reposar 10 minutos y tomar dos vasos al día.

-Sedante: Por su contenido en fósforo, resulta un alimento con valores sedantes, muy adecuado para tomarlo antes de irse a domir, con lo cual ayuda a lograr un sueño placentero y reparador.

-Febrífugo: Para rebajar la fiebre emplee una decocción de 60 gramos de la masa por litro de agua durante 15 minutos. Colar y tomar 2 vasos al día.

-Antitabaco: Una dieta a base solo de manzanas durante todo un día puede ayudar a abandonar el hábito de fumar.

-Anticancerígena: Su contenido en catequinas y quercetina son dos fitoquímicos que protegen contra la acción de los radicales libres y tienen propiedades anticancerígenas muy potentes.

-Dolor muscular: Para relajar los músculos cansados después de un esfuerzo físico, evitando los dolores y calambres se puede aplicar una loción sobre la zona dolorida con vinagre de manzana.

  Luego, ¿es o no apropiado denominarla como la fruta de la salud?




No hay comentarios:

Publicar un comentario