lunes, 22 de febrero de 2016

¿Pepinillo de India y en Cuba? (II Parte)

El verde brillante de los frutos lo distingue
Quien lo ve por primera vez no puede sustraerse del curioso espectáculo que ofrecen los ramilletes de sus frutos por tronco y ramas. Se trata de un árbol que responde al nombre de bilimbí, cuya denominación científica es Averrhoa bilimbí.

Según la bibliografía consultada esta planta es originaria de las Islas Molucas, pero su cultivo se ha extendido a otras regiones del Asia y también a las Américas, en especial en zonas tropicales, por lo que es muy sensible al frío. Aunque se desarrolla mejor en suelo rico, húmedo y bien drenado, crece y fructifica muy bien en terrenos arenosos o de piedra caliza.


Además de utilizarse como alimento por sus tantas cualidades culinarias, en muchos de los países donde crece aprovechan sus propiedades medicinales para emplearlo como remedios caseros en un sinnúmero de padecimientos y enfermedades.

En Filipinas, por ejemplo,  las hojas la aplican como una pasta o emplastos para la picazón, inflamaciones de la glándula parótida (glándulas productoras de la saliva) y el reumatismo, además de resultar eficaz contra las erupciones en la piel. En otros lugares, es colocada sobre las mordeduras venenosas de alimañas.

Los malayos comen las hojas frescas o fermentadas como tratamiento para las enfermedades venéreas. Una infusión de las hojas o la flor es un buen remedio en combatir la tos y se toma después del parto como un tónico. Una decocción de las hojas es aconsejable a fin de aliviar la inflamación del recto.

La pasta de bilimbis encurtidos en vinagre se unta a todo el cuerpo para acelerar la recuperación después de una fiebre. En tanto, un sirope preparado a partir de la fruta puede ingerirse como una cura para la fiebre y la inflamación y para detener el sangrado rectal y aliviar las hemorroides internas.

El jugo  de los frutos -conocidos también por pepinillos- debido a su contenido en ácido oxálico, es útil para blanquear las manchas de las manos y las manchas de óxido de la tela blanca, sirve también como deslustrador del latón. (continuará)








No hay comentarios:

Publicar un comentario