lunes, 8 de julio de 2013

La fresa, broche de oro para las comidas (II Parte)



Fruta muy codiciada
Las fresas se cultivan sobre todo por su uso en la gastronomía. Es una fruta del bosque adecuada en regímenes dietéticos, dado que tiene escasa concentración de glúcidos.

La fragaria, por su nombre científico, se consume sola o mezclada con azúcar, azúcar y vino, azúcar y nata, en helados, mermeladas y también son muy apreciadas en repostería como dulces, pasteles y tartas. Además,  su color rojo vivo da un toque especial como adorno alimenticio.

Con el fruto de esta planta se hace una bebida alcohólica compuesta de aguardiente denominada licor de fresa. También algunas industrias dedicadas a este alimento confeccionan un sirope concentrado para elaborar refrescos o utilizar como almíbar en la dulcería.


Y para que vea, las hojas tiernas se pueden consumirse como verduras, aunque es infrecuente ese uso. No obstante, es bueno aclarar que en este caso le estamos proporcionando al organismo numeroso nutrientes, principalmente rico en vitamina C y minerales.

Las hojas deben recogerse cuando la planta esté bien florida; las raíces, cuando se encuentre a punto de secarse; y los frutos bien maduros, de color rosado intenso. Siempre se debe conservar a la sombra y en un lugar resguardado del calor y de la humedad.

Como dato curioso, desde hace pocos años se introdujo  en Cuba el fomento de la fresa en cámaras del llamado cultivo semiprotegido. La experiencia, a instancia del Grupo Nacional de la Agricultura Urbana, ha sido muy halagüeña, y aunque no tiene la calidad de las obtenidas en otras regiones del planeta, sí muy buena aceptación por parte de la población cubana. (continuará)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada